top of page

Educación Centrada en Principios



Texto Base: 2ª a Timoteo 3: 16-17

16Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.



INTRODUCCIÓN:

Los seres humanos deben ser guiados a entender, desde su niñez, que todo en la vida tiene principios, y reglas que surgen a partir de esos principios. Cuando el ser humano es criado sin este entendimiento, intentará enfrentarse a la vida como si él fuera el dueño y señor de todo, y peor aún, creyendo que todos a su alrededor están obligados a obedecerles en sus exigencias. Y es ahí, donde se estrellará con mucha violencia.


Por ignorar principios, es que tenemos cosas mal elaboradas, o vidas corruptas en puestos importantes que, en lugar de beneficiar al ser humano, lo que hace es dañarlo.


Amadas familias, es por esto que me ha correspondido dar el inicio de un nuevo tema, titulado “Educación Centrada en Principios”. En principios que son bíblicos y por ende apoyados en las Santas Escrituras.


Y hoy estaremos hablando de la importancia de esos principios y por qué la educación de los hijos debe estar conectados con ellos. Ahora, en el inicio de este nuevo tema, trataré tres puntos a manera de pregunta:


  • ¿Qué debemos entender por educación centrada en principios?

  • ¿Cómo debe ser vista la educación?

  • ¿Qué clase de visión debe tener la educación?


DESARROLLO DEL TEMA:

I. ¿QUÉ DEBEMOS ENTENDER POR EDUCACIÓN CENTRADA EN PRINCIPIOS?


Y es aquí, donde entramos a responder la pregunta ¿Qué significa educación? Según el Diccionario Webster (1828), La educación es definida bíblicamente, así:


Educación: (f) [Desde su Raíz: conducir fuera de] Criar, como a un niño; instrucción; formación de modales. La educación comprende toda la serie de instrucciones y disciplina con la intención de iluminar el entendimiento, corregir el temperamento y formar los modales y hábitos de la juventud, y equiparles para propósitos útiles en sus futuras posiciones en la vida (o para su destino divino).


Es importante brindar a los niños una buena educación en cuanto a modales, arte y ciencia; es indispensable brindarles una educación religiosa (cristiana); y una inmensa responsabilidad recae sobre aquellos padres y tutores que son negligente con estos deberes.


Y con esto debemos entender que, la educación imparte los valores religiosos de aquellos que están en control. Y es por ello que, la educación es un proceso activo, ¡no pasivo! Y lo mas importante, es que esto es algo que, está respaldado por las Santas Escrituras.


Al observar 2ª a Timoteo 3: 16-17, vimos que el propósito es enseñar, redargüir, corregir e instruir y esto, para una correcta formación y madurez en su actuar. Mientras que la educación moderna requiere de niños que se la pasen horas y horas llenando cuadernos de trabajo y memorizando información que repetirán como loros para pasar los exámenes requeridos. Y sumado a eso, en un gran porcentaje, los jóvenes salen de sus colegios para posiblemente llegar a la universidad, pero sin saber leer, y si no sabe leer, no sabrá escribir, y si no sabe leer ni escribir, como podrán razonar. Es por esto que la televisión y la internet con la cantidad de redes sociales, son los que, con mucha facilidad terminan dándole erradas instrucciones a los jóvenes.


Realmente, es lamentable como hoy ¡A los estudiantes se les enseña todo, excepto el arte de leer, pensar y razonar! Y es por esta razón que, en conexión con la educación, hay cuatro verbos activos en la definición: Iluminar, Corregir, Formar y Equipar.


1) ¿Iluminar qué? El entendimiento:


Guiarlos hacia Jesucristo, quien es la Luz del mundo, es lo manera de iluminarles su entendimiento. Dice Juan 1: 1414Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”.


2) ¿Corregir qué? El temperamento:


Corregir no es solo decir que ese no es el camino correcto, sino especialmente mostrar el camino a seguir. Corregir es entrenar a nuestros hijos en el arte del autogobierno cristiano.


3) ¿Formar qué? Sus hábitos y modales:


No sólo hábitos y modales civiles y sociales, sino hábitos de erudición cristiana, tales como pensar y razonar con la revelación de la Palabra de Dios y edificando habilidades de retórica y escritura para articular y defender un mundo cristiano y un criterio de vida. Esto es lo que podemos llamar “disciplina y formación del carácter”.


4) ¿Equiparles para qué? Para propósitos útiles:


En el Salmo 127: 4 dice que los hijos son “Como saetas en mano del valiente…”. Lo cual tiene un significado interesante, porque los arqueros o lanzadores de flecha, aun cuando no fueran soldados, no aprendían el arte de la arquería, para lanzar flechas de manera incierta. Ellos tenían muy claro hacia donde lanzar sus flechas. Como padres debemos tener claridad de hacia dónde queremos que nuestros hijos se dirijan. Por esta razón, debemos prepararlos para su llamado divino y su lugar en la historia.



Ya definimos educación, ahora definamos la palabra “principio”. Y según el diccionario, podemos definir principio, de la siguiente manera:

1) La causa, la fuente o el origen de cualquier cosa; es decir, eso de lo cual algo procede.

2) Fundamento; eso que apoya una afirmacion, una accion, un razonamiento; la causa operativa.

3) Un rudimento; una verdad básica para edificar sobre.


Es por esto que un principio puede ser ilustrado como una semilla, ¡la cual contiene dentro de su vaina todo lo que necesita para dar su fruto! (Génesis 1: 11-12). Pero también con las bases de una casa o un edificio, sin las cuales la casa o el edificio, por muy bonitos que parezcan, pueden derrumbarse.


es por esto, que debe quedar por entendido que cuando hablamos de principios, Principio es su nombre, pero Bíblico es su apellido. Porque en la educación no podemos hablar de mera educación, sino de educación teocéntrica, es decir, centrada en Dios, por lo tanto, los principios deben ser bíblicos. Y cuando hablamos de principios bíblicos, entonces nos estamos refiriendo a principios que son verdades eternas que tienen el poder de ayudar al hombre a gobernar su pensamiento y razonamiento con la mente de Cristo, porque están sustentados con la autoridad de la Palabra de Dios.


Y aquí es donde entra la labor del Espíritu Santo quien ilumina cada mente de acuerdo a la capacidad de aprendizaje de cada quien. Por ello, en una educación centrada en principios bíblicos, los maestros y los niños aprenden a razonar con verdades fundamentales y a aplicarlas a sus propias vidas.


Entendemos entonces por Educación Centrada en Principios, lo siguiente: “Aquella educación que teniendo como principios aquellas verdades cristocentricas que por ser eternas y sustentadas en la palabra de Dios, ilumina, corrige, forma y equipara a los niños y jovenes, para que estos ademas de estar bien cimentados, sean tambien los próximos portavoces y defensores de la verdad de Dios”.



DESARROLLO DEL TEMA:

II. ¿CÓMO NO DEBE SER VISTA LA EDUCACIÓN?


La educación no debe ser vista como algo neutral. Lamentablemente, muchos ven y han tomado la educación como algo neutral, y por ello, han actuado ante ella, como si su objetivo fuera tomar al hijo y llenarlo de información. Y lo peor aún, sin percatarnos de que tipo de información.


Esto es lo que ha causado que la sociedad posmoderna, no solo haya tomado el lugar de los padres, sino también, que haya quitado o cambiado principios centrados en Dios, por principios centrado en el hombre y su moralidad o en el peor de los casos, por un estilo de vida en el que el mismo joven determine lo que para él es bueno o malo.


Pero esto no es así, porque si la educación no está cimentada sobre principios correctos, es decir, centrados en Dios, entonces la educación en lugar de ser el camino a la edificación, terminará siendo el camino a la destrucción. - Con base a lo dicho, se debe tener en cuenta tres asuntos:


1. La educación, tiene su principal centro de educación dentro de la familia.


Indudablemente, es a través de la instrucción de los padres que Dios obra. En Efesios 6: 4 se afirma que los padres tienen la obligación de criar a sus hijos en la disciplina e instrucción del Señor.


Lo cual significa, que los padres tienen la responsabilidad principal de educar a sus hijos en los caminos del Señor. Y esto es debido a que la familia es la institución básica creada por Dios para la enseñanza espiritual y educativa de los hijos. Las iglesias pueden y deben ayudar en lo espiritual y moral, pero jamás deberá pretender sustituir a los padres. Y las plataformas de educación cristiana, también pueden ser de ayuda para la educación y formación de los hijos, pero tampoco deben sustituir a la familia.


2. La educación forma el espíritu y el carácter de la nación.


Con esto debemos tener por entendido, que lo que Dios está haciendo en los hogares, NO está separado o desligado de lo que Él está haciendo en la nación. Nuestros hijos son la nación no del mañana, sino del hoy. Y es por esto que, para edificar una civilización cristiana, la filosofía de dicha educación, debe entonces estar enraizada en Cristo y en Su Palabra.


Cuando los israelitas desecharon la guía de Dios, manifestada en la ley y la comunión con Él, los israelitas perecieron. Es en ese contexto que Oseas 4: 6 dice: Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.


Formar correctamente el espíritu de nuestros hijos, es formar su carácter. Y cuando esto hacemos, pues estamos formando el carácter de la nación, porque estamos dándole ciudadanos correctos que son temerosos de Dios.


3. La educación cristiana es la mejor defensa de la nación.


Ciudades, departamentos y naciones, sin seres educados y formados bíblicamente en El Señor Jesucristo, son ciudades, departamentos y, por ende, naciones vulnerables a los ataques ideológicos que deconstruyen las sociedades. Observen lo que dice 2º de Crónicas 32: 8 pero quiero leerlo desde la versión NTV: “El rey podrá tener un gran ejército, pero no son más que hombres. ¡Con nosotros está el SEÑOR nuestro Dios para ayudarnos y para pelear nuestras batallas por nosotros!». Las palabras de Ezequías alentaron en gran manera a la gente”.


Las naciones forjan y van forjando su defensa, mediante la correcta educación cristiana. Y reitero, este es el papel principal de la familia, antes que el de las iglesias y las plataformas cristianas de educación.



III. ¿QUÉ CLASE DE VISIÓN DEBE TENER LA EDUCACIÓN?


Debe tener una visión bíblica, cristiana. Lamentablemente, esta visión es raramente enseñada a los maestros y padres cristianos. Pero independientemente de que sea raro, esto es lo que Dios ha encargado a los padres, dándoles la responsabilidad de la educación de sus hijos. Por ello, cuando en la educación moderna, los padres ignoran o renuncian a esta responsabilidad, entonces se forma una batalla entre el estado y la iglesia para dirigir la vida de los hijos. Cuando son los padres, los que deben en estar en primera línea de batalla y la iglesia apoyando.


Por otro lado, cuando hablamos de una visión bíblica cristiana, no estamos hablando de caer en el error de las escuelas, solo que ahora con la Biblia, es decir, hacerlos memorizar versículos bíblicos, que repetirán sin saber su contexto y significado y sin tener conexión con la formación que están recibiendo.


Y aquí, surge la pregunta ¿Cómo llegamos a esta visión bíblica-cristiana? Y al respecto, dos asuntos:


1. Para que la educación sea cristiana, su fundamento debe estar basado en:


a) La unidad de la verdad

Para esto, debemos entender que toda la verdad es de Dios y es absoluta. Lo que esto significa es que la verdad no tiene una parte que es secular y otra parte que es sagrada. Sencillamente ¡La verdad es un todo unificado! - Por ejemplo, debemos entender y tener la convicción de que:


i. Jesús es la Palabra encarnada de la verdad. - Juan 1: 1

ii. El Espíritu Santo es el Espíritu de la verdad. - Juan 14: 16-17

iii. La Escritura es la Palabra inspirada y escrita de la verdad. - 2ª a Timoteo 3: 16

vi. La creación natural revela la verdad del Poder de Dios. - Romanos 1: 20



b) Una filosofía enraizada en doctrina bíblica y una cosmovisión cristiana.

Y entendemos por cosmovisión, la manera en cómo vemos el mundo. Y esta visión bíblica-cristiana, debe ser ordenada, sistemática y con propósitos claros y genuinos.


c) Métodos cristianos.

Como escribió el Rvdo. Samuel Caraballo López: “La educación cristiana es deliberada, requiere planificación y reflexión. La educación nos es un azar y mucho menos una improvisación, su contenido requiere de concordancia con los niveles de conciencia, diversidad de estilos de aprendizaje y la realidad contextual de los alumnos. La educación cristiana es sistemática, tiene orden lógico, secuencia en sus contenidos y pertinente al alumno. Es continua, no es esporádica, ni fragmentada”. Cierro la cita.


d) Maestros cristianos bíblicos.

Lo cual significa, que tanto los licenciados como los padres, deben estar preparados y no dejar de prepararse en el conocimiento de la verdad, ya expresada anteriormente.


Colosenses 1: 9-10 dice “9Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, 10para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios;”.


Lo cual es una verdad aplicada no solo para lo eclesial, sino toda la vida en cada una de sus áreas.


Y el segundo asunto respecto a ¿Cómo llegamos a esta visión bíblica-cristiana? Es:


2. Para que la educación cristiana produzca un pensamiento y practica cristiana, debemos:


a) Integrar fe y aprendizaje.

b) Enseñar la unidad de la verdad en Dios y vivirla delante de nuestros niños.

c) Entrenar a la juventud a razonar con la verdad.

d) Diseñar un currículo centrado en Cristo y centrado en principios que trascienda el conocimiento y entendimiento racional distorsionado del hombre.


Estos cuatros puntos de este segundo asunto, implican que los padres tenemos la diligente y responsable tarea de prepararnos para la formación de nuestros hijos. Claro que los maestros cristianos deben hacerlo, pero nosotros somos los padres, ellos solo son tutores momentáneos.


APLICACIÓN A NUESTRA VIDA EN EL CONTEXTO DE LA FAMILIA Y LA EDUCACIÓN EN CASA:

CONCLUSIÓN Y APLICACIONES:


Conclusión: Debemos entender entonces por educación centrada en principios, Que es “Aquella educación que teniendo como principios aquellas verdades cristocentricas que por ser eternas y sustentadas en la palabra de Dios, ilumina, corrige, forma y equipara a los niños y jóvenes, para que estos ademas de estar bien cimentados, sean tambien los próximos portavoces y defensores de la verdad de Dios”.


Aplicaciones: ¿Qué aplicaciones podemos traer a nuestras vidas?


En el contexto de la familia:


1. La vida devocional en familia es una fortaleza espiritual por la que debemos diligentemente velar.

2. Los padres debemos capacitarnos espiritual y bíblicamente para defender y capacitar a nuestros hijos en una cosmovisión bíblica-cristiana.


En el contexto de la educación en casa:


1. La educación en casa no debe estar desconectada de la formación espiritual y cristiana de nuestros hijos.

2. Debemos pedir sabiduría de Dios y guía de Su Espíritu para nuestra educación en casa, realmente glorifique a Dios y edifique nuestras vidas y la de nuestros hijos.



PREGUNTAS DE REFLEXIÓN Y RAZONAMIENTO BÍBLICO:

Para resolver durante el devocional:


1. ¿Cuáles son los cuatro verbos activos en la definición de educación?

R/. Iluminar, Corregir, Formar y Equipar


2. ¿Qué se busca con una educación centrada en principios en relación con la nación?

R/. Formar el espíritu y el carácter.


3. Hablamos que para que la educación sea cristiana, su fundamento debe estar basado en cuatro cosas ¿Cuáles son?

R/. La Unidad de la verdad / Una filosofía enraizada en doctrina bíblica y una cosmovisión cristiana / Métodos cristianos / Maestros cristianos bíblicos.


Para resolver en familia después del devocional:


Estas dos preguntas tienen que ver con las aplicaciones:


4. ¿De qué manera, ustedes como padres, se están capacitando espiritual y bíblicamente para defender y capacitar a sus hijos en una cosmovisión bíblica-cristiana?

5. ¿De qué manera, pueden decir junto con sus hijos que, en su educación en casa, realmente están glorificando a Dios y edificando sus vidas como familia?



Oración de aplicación de la enseñanza aprendida para orar en familia:


Buen Dios y Padre nuestro, gracias te damos por medio de Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, por tenernos en tus sendas y por utilizar diversos medios, para instruir nuestras vidas; especialmente la guía de Tu Santo Espíritu a través de tu Santa Palabra.


Rogamos que lo aprendido en este devocional, no solo traiga consolación a nuestras vidas, sino animo para ser diligentes en nuestras labores como padres.


Pedimos que nuestros hijos tengan un corazón enseñable, para que, al recibir las instrucciones, tengan también como objetivo personal, la gloria a Dios y la edificación de sus vidas.


Y pedimos por sabiduría divina para los maestros presentes y futuros de HOMMIK, para que sean instrumentos para ayudarnos a guiar a nuestros hijos sobre una educación centrada en principios bíblicos.

Te lo pedimos en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo, Amén.




 

Fue un tiempo maravilloso para unir a las familias en torno a la Palabra de Dios Es una cita con Dios a la cual tu familia no puede faltar Te esperamos en nuestro tiempo con Dios del próximo mes

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page